Alrededor de 250 personas se vieron afectadas por fugas de gas industrial en las ciudades de Quintero y Puchuncaví, a 100 km al noroeste de la capital chilena, Santiago, y las autoridades locales confirmaron que 19 habían sido hospitalizadas. El 23 de agosto, la Oficina Nacional de Emergencias del Ministerio del Interior (ONEMI) declaró una “Alerta Amarilla” en las dos ciudades y ha aumentado las actividades de monitoreo para descubrir la fuente de las fugas.

La oficina regional de ONEMI en Valparaíso dijo que había registrado altos niveles de nitrobenceno, metilcloroformo y tolueno en las dos ciudades.

El gobernador regional de Valparaíso, Jorge Martínez, acusó a la petrolera estatal ENAP de ser responsable del incidente, alegando que tenía pruebas sólidas de que las emisiones procedían de la refinería de ENAP en Concon, a 25 km al sur de Quintero.

La compañía suspendió los trabajos de mantenimiento de dos de sus tanques de petróleo en Quintero por orden del Ministerio de Medio Ambiente del país.

ENAP emitió una declaración negando la responsabilidad por las fugas de gas, diciendo que los tres compuestos que dijeron que estaban involucrados en el incidente, isobutano, nitrobenceno y cloroformo de metilo, no fueron almacenados, producidos o utilizados en las instalaciones de ENAP en Quintero.

La compañía dijo que, además de sus propios esfuerzos de monitoreo, nombraría un especialista ambiental independiente para que verifique las emisiones de sus instalaciones en la región.

CODELCO, que tiene una gran planta de fundición de cobre entre Quintero y Puchuncaví, también negó ser la fuente de las fugas de gas, diciendo: “No hemos detectado ningún cambio en nuestros parámetros de contaminación del aire”.

El senador de Valparaíso, Francisco Chauhuán, acusó a ENAP y CODELCO de ser responsable de las fugas de gas.

Las escuelas en las áreas afectadas se cerraron el 27 de agosto. Anteriormente, 30 alumnos fueron evacuados de una escuela secundaria de Quintero y 16 fueron hospitalizados.

ENAP dijo que si y cuando se confirmara que la compañía no tenía responsabilidad por el incidente, no descartaría acciones legales para reparar el daño a la reputación infligido por los que hacen las acusaciones en su contra.

El tramo de costa altamente industrializado al norte del puerto de Valparaíso ha tenido una serie de amenazas ambientales similares en los últimos años. Una escuela en Horcón, cerca de Puchuncaví, fue evacuada en junio después de que la gasolina causara vómitos y mareos en algunos alumnos y unas 140 personas también fueron evacuadas de sus hogares cercanos.

La escuela La Greda se mudó dos veces en 2011 y 2012 fuera de la zona industrial después de que el envenenamiento por gas asustara a sus alumnos y maestros. El primero llevó a 33 adultos y niños con problemas respiratorios y dolores de cabeza.

Un informe del sitio web activista Eldesconcierto.com en 2014 dijo que el Complejo Industrial Ventanas entre las comunas de Puchuncaví y Quintero tiene altas concentraciones de dióxido de azufre en el suelo y material particulado rico en cobre, arsénico, plomo, mercurio y zinc.

Dijo que aunque las emisiones de las compañías ubicadas en el Complejo cumplen con los estándares chilenos, están muy por encima de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de los EE. UU.

Según el informe, la planta de cobre de CODELCO se ha relacionado con casos de envenenamiento por metales pesados ​​y la central térmica AES Gener para la destrucción masiva de peces en el mar.

Además, los derrames de petróleo de los petroleros, incluido uno de los 38,000 litros de una descarga de un petrolero en una terminal de ENAP en 2014, han tenido un efecto grave en el medio ambiente costero y en alta mar.


Fuente de Información en el siguiente Link