En asociación con H&S Group, un grupo empresario Chileno, decidimos abrir las operaciones de WisePlant en Chile, actividades que comenzamos con un buen impulso. En general observamos que en Chile, al igual que en el resto de Sudamérica, el mercado está inmaduro con respecto a la Ciberseguridad Industrial.

En el año 2013 el gobierno Argentino ya no permitía la internación de productos importados colocando a WisePlant Argentina en una muy difícil situación. Los proyectos suspendidos, y las ventas anuladas ya eran la moneda corriente. Era mejor no hacer nada y la operación de Argentina estaba parada. La situación Argentina nos obligó a proyectarnos regionalmente y buscar negocios en los países vecinos. Algunas de las representaciones que teníamos pudimos llevar a otros países y otras no.  Tuvimos que efectuar una reducción y actualización de la cartera de productos que ofrecíamos al mercado.

Luego de los primeros doce meses de vida de la compañía tuvimos que rediseñar los planes de la compañía. Muchos de los esfuerzos e inversiones que habíamos desarrollado en Argentina se habían simplemente desvanecido. Gran parte de la inversión sería irrecuperable.